Se pone en marcha el grueso de la segunda fase de ampliación de estas instalaciones, un proyecto que estará finalizado en 2010 y que dará a la terminal de Manises capacidad para acoger 15 millones de pasajeros anuales, casi el triple de los que tiene actualmente.
Hace apenas diez meses se inauguraron las obras de la primera fase de ampliación del aeropuerto, en la que se invirtieron unos 150 millones de euros. Las obras se centraron básicamente en la prolongación de la pista de aterrizaje, la construcción de una terminal para aviación regional, la mejora de la plataforma de estacionamiento de aeronaves y la edificación de un bloque de aparcamientos. Con ello se descongestionaba la terminal, se le daba capacidad para mover 9 millones de pasajeros anuales y se dignificaban las instalaciones de cara a la Copa del América, que comenzaba en esas fechas.

Sin embargo, el crecimiento del aeropuerto ha sido vertiginoso en los últimos años -en 2007 se ha acercado a los seis millones de pasajeros- y era necesario poner en marcha de manera inmediata una segunda ampliación para que la terminal no volviera a saturarse. Y eso es lo que se está haciendo.
Ayer salió a concurso la mejora de las plataformas de aeronaves de la zona de servicios y de aviación general; la segunda ampliación del aparcamiento y la prolongación de la terminal de aviación comercial.

Esta última obra, cuyo coste máximo de licitación es de 56 millones de euros, consistirá en ampliar la terminal de toda la vida por la parte contraria a la nueva terminal regional, es decir, por la zona de la torre de control y el bloque técnico. Será, según fuentes de Aeropuertos y Navegación Aérea (AENA), una terminal para aviación comercial convencional, de manera que contará con mostradores de facturación, zonas de embarque y fingers.

La segunda obra en importancia es el aparcamiento. Su coste es de 33 millones de euros y consistirá en construir también un edificio de dos plantas en la zona del aparcamiento principal (un tercio) que no se levantó en la primera fase.
Finalmente, se ampliarán las plataformas de la zona de servicio y de la zona de aviación general, con un importe de 15 y 8 millones respectivamente.
La zona de servicios se sitúa en la antigua base militar, junto a la A-3. Allí está el hangar de mantenimiento de Air Nostrum y otros servicios de las compañías, pero en el futuro albergará todo lo que no sea aviación de pasajeros. La zona de aviación general es la del aeroclub y el objetivo es unir esta plataforma con la de aviación comercial.
En total, estas obras suman 113 millones de euros y deberán estar terminadas en 2010.

Fuente: Levante-EMV

1 Comentario

Deja un comentario